EN MEMORIA DEL Dr KEITH FLANAGAN, Por el Dr Max MILLIEN