Monografia

Versión para impresiónSend by emailVersión en PDF
Definición: 

La anaplasmosis es una enfermedad infecciosa, virulenta, inoculable, no contagiosa, de origen bacteriano, que afecta a los rumiantes silvestres o domésticos.


Su frecuencia y su gravedad en la región tropical justifican su inscripción en la lista de la OIE.

Situación en las Américas: 

La anaplasmosis tiene una distribución mundial, pero es particularmente importante en las regiones tropicales o subtropicales donde abundan las garrapatas y los dípteros picadores.


En las Antillas menores, la tasa de seropositivos afectados varía entre el 31% y el 82% según la isla.


La anaplasmosis bovina es omnipresente en esta región.

Especies susceptibles: 

Bovinos, pequeños rumiantes y cérvidos son las especies receptoras de la anaplasmosis bovina.


La anaplasmosis por A.ovis afecta a los ovinos y caprinos, siendo estos últimos los más sensibles.

Agente Patógeno / etiología: 

La anaplasmosis es causada por bacterias intra-eritrocíticas: las ricketsias, transmitidas por garrapatas y por dípteros picadores.


La anaplasmosis bovina es causada más frecuentemente por Anaplasma marginale y en ocasiones por A. centrale.


La anaplasmosis ovina y caprina es causada por A. ovis.

Modo de transmisión
Enfermedades
Transmisión: 

La anaplasmosis puede transmitirse por garrapatas (Boophilus el género más frecuente en Guadalupe), dípteros picadores (mosquitos, tábanos) o en ocasiones por instrumentos contaminados.

Signos clínicos: 

Fuertes accesos de hipertermia acompañados de anemia intensa, anorexia, irrumiación, debilidad, adelgazamiento, taquipnea, taquicardia y estreñimiento.


Puede aparecer un edema de los párpados con lagrimeo y problemas nerviosos (descoordinación motriz, paresia, agresividad).
Tras la anemia se observa una ictericia.


Muerte en 3 a 4 días, o más tardía en caso de forma subaguda o crónica.

En los pequeños rumiantes, los síntomas son más graves y en la gran mayoría de los casos, el retorno al estado normal ocurre lentamente.

Diagnóstico
Enfermedades
Diagnóstico de laboratiorio: 

- Detección del agente patógeno por microscopía tras coloración Giemsa de un frotis de sangre periférica.


- Detección de anticuerpos por aglutinación en placa o prueba ELISA de competencia.

Profilaxis: 


Sanitaria: se basa en el control de vectores con el empleo de acaricidas

Vacunas: 

ausencia de vacuna eficaz y sin riesgo


Temas nuevos

Sindicar